Menu

Gabriel Arana

El amor es como la comida

Imagínate que estabas por la calle y te encuentras un puesto de comida, te mueres del antojo, así que te detienes y satisfaces tu paladar, horas más tarde te viene un dolor de estómago tan fuerte que tienes que ir de emergencia al hospital, resulta que te contagiaste de una infección intestinal por esa comida de la calle, pero en dos o tres días estarás bien. Te pregunto algo ¿Después de esto, dejarás de comer o dejarás de comer comida chatarra en la calle?

El día de ayer subí un vídeo sobre el movimiento MGTOW, que defiende a todos los hombres que han sido víctimas de mujeres, y hace unas semanas también subí un vídeo en contra de todas las mujeres que convierten todo fracaso amoroso en culpa de un narcisista.

Y así sucesivamente van apareciendo más y más personas que odian al sexo opuesto y no quieren saber del amor o de una relación.

“Deberías de leer más, te falta experiencia con las mujeres y te creíste el cuento del amor”

Ese es uno de los comentarios que me dejaron en el vídeo de ayer, resulta que sí he vivido mucho, y he sido víctima de mujeres infieles, manipuladoras, abusivas, interesadas, mentirosas, agresivas, psicópatas, acosadoras y podría seguir con los adjetivos, y no por eso voy por la calle con una metralleta matando mujeres. Hace muchos años acepte que existen muchas personas tóxicas y no puedo hacer nada contra eso aparte de quererme mucho para no dejarme lastimar de ninguna manera.

En la actualidad existen muchos hombres y mujeres que se victimizan, han sufrido en una relación tóxica y ahora odian al sexo opuesto, crean movimientos, buscan estudios, todo para poder “ganar fuerza y luchar contra el enemigo…”

¡Mucha pendejada! Y perdón por la palabra pero eso es lo que es.

Si fueras a comprar un libro de autoayuda y encuentras dos libros juntos, uno titula “Por qué eres tan idiota en el amor” y el otro titula “Por qué tu pareja es una mierda”, adivinaré… comprarás el segundo. Porque es más fácil echarle la culpa a otras personas.

Puede ser que tu pareja te haya hecho mucho daño, te haya engañado, te haya mentido y otras cosas peores, pero ¿Te has preguntado alguna vez, será que tú pudiste evitar el fracaso o quizás pudiste apartarte antes de alargar el sufrimiento? Tómate unos segundos y piensa, a veces nosotros sabemos que nos van hacer daño y seguimos ahí.

Nos pueden lastimar, exactamente como cuando comemos comida de la calle, pero no nosotros decidimos si dejar de comer esa comida o seguir con la misma mierda de pareja.

El mundo está lleno de estafadores, mentirosos, abusivos, gente desleal y también personas despreciables como parejas, y lo único que podemos hacer es aprender a amarnos y apartarnos de quien no nos da nuestro lugar.

Pero tanto odio, tanto rencor, tanto desprecio por el sexo opuesto solo demuestra que estás roto, que estás herido y no tienes nada bueno para ofrecer en este mundo.

Muchas personas dicen que soy muy duro con mis consejos, que soy insensible pero la verdad es que soy “Realista”, y a nadie le gusta la realidad. Seguramente dejarás de seguirme porque te sientes ofendido u ofendida con este tipo de contenidos, a ti te lastimaron y necesitas apoyo, necesitas comprensión, necesitas que te tengan lástima… Pero yo no te daré eso, creo que necesitas ver la realidad, ver el mundo con otra visión, aceptar que no será tan fácil encontrar el amor de tu vida y que quizás tengas que volver a fracasar en el intento, pero de eso se trata la vida.

Así como hay tanta gente mala, también hay personas buenas, personas amorosas, cariñosas, detallistas, respetuosas, fieles… ¿Dónde encontrarlas? Están más cerca de lo que te imaginas, el problema es que con tu actitud de mierda de “Odio el amor”, no vas a conseguir absolutamente nada más que vivir amargado o amargada.

Debes madurar, crecer espiritualmente y vivir tu vida sin tratar de entender todo lo que pasa, sin buscar culpables, sin buscar gente que sufre igual que tú.

Deja el rencor, deja ir esos recuerdos que te hicieron daño, todo fue una mala experiencia que te dejó una valiosa lección para no cometer el mismo error en el futuro, ahora eres una persona distinta.

No huyas del amor, recuerda al igual que la historia de la comida y la infección intestinal, las personas te pueden lastimar, pero nunca podrás dejar comer ni de amar.

Necesitas amarte más y odiar menos, porque el amor no falla, las personas sí.

 

Quizás también le interese...


Libro recomendado

Disponible en las siguientes plataformas:

(También en versión impresa)

Go Back

Gabriel m tienes impr

Reply


Comentario