Menu

Gabriel Arana

¡Qué guapa soy!

Anoche vi la película “¡Qué guapa soy!”, y sólo puedo decirles que me encantó, se las aconsejo, porque tiene un mensaje de fondo muy importante: lo valiosos que somos como personas.

No podía dejar de pensar en esto así que decidí escribir este post, inspirado en la película.

Todos o la mayoría crecemos admirando a artistas, actores, modelos, etc. Y ahora aparecieron los influencers, que son todas las personas que tienen una presencia importante en las redes sociales, muchos jóvenes siguen a estas personas, tratan de imitarles o en sus sueños quisieran ser como ellos…

Pero qué raro que la mayoría de estos íconos que seguimos son personas hermosas físicamente, ¿Será que la belleza es un requisito para ser exitoso? Pues sí, en la actualidad lo material y superficial tiene mucho poder, los rostros perfectos, los cuerpos perfectos, la gente que tiene lujos, etc. Todos estos factores hacen que una persona se vuelva alguien importante y admirado por los demás.

Estas personas son vistas cómo algo sobre natural, cientos de miles de seguidores en sus redes sociales, ¡Qué vida la que llevan! Pero la realidad es otra, son seres humanos de carne y hueso, así como usted que está leyendo esto, comen, duermen, se enamoran, son felices, sufren… Y lo único que les diferencia de usted, es que ellos han encontrado una forma de aprovechar su apariencia para ganar dinero o hacerse exitosos.

Y resulta que todos nos hemos dejado influenciar con esta belleza, y aquí es donde comenzamos a compararnos, y creemos que hay personas que son “más” que nosotros. Pero eso no existe, en primer lugar la única persona que puede decir cuánto valemos, somos nosotros mismos.

Muchas personas le dan importancia a la valoración que les asignan, pero no está bien; la auto estima o amor propio, es la valoración que sólo nosotros podemos hacer, nadie puede decirle a usted si vale poco, nadie puede compararle y nadie puede tratar de hacerle sentir menos; y si alguien lo dice, no pierda el tiempo escuchando estupideces.

Usted vale mucho, y si se ha olvidado, le sugiero que mire la película que le dije al inicio de este post, porque muestra cómo nos engañamos nosotros mismos, cómo nos hacemos una falsa imagen de nosotros mismos, cómo nos comparamos y cómo olvidamos lo valiosos que somos.

Una de las situaciones que más me cuentan en mis sesiones de terapia, es cuando su pareja se ha ido con otra persona, y sé que es muy doloroso esto, pero lo último que usted puede hacer es compararse con la “otra” o el “otro”. Mi respuesta a esto siempre es “me alegro por su ex, ahora es problema de alguien más, usted es libre ahora”, porque cuando su pareja se va con otra persona quiere decir que no le amaba y no se puede hacer absolutamente nada para cambiar esto, sólo aceptarlo y seguir adelante; vivir pendiente de su ex o de su nueva pareja no le hace bien, y peor si se compara con esta persona.

Usted vale mucho y no lo olvide, preocúpese por usted, por seguir adelante, por cumplir sus sueños y por hacer lo que le haga feliz. Deje de pensar que existen personas que son “más” que usted, en este mundo nadie es más que nadie, todos somos únicos y especiales.

Cuando usted se dé cuenta de ese valor, todo le ira bien, porque esa energía que usted transmite al sentirse valioso o valiosa, contagia a otras personas, y le ven no por su aspecto, sino por su actitud.

Eso es el verdadero amor propio, nunca lo olvide.

 

Libro sugerido: "En busca del Indicado - Manual para entender a los hombres"

(También en versión impresa)

 

Go Back

Comentario